Sitges ’08 – Capítulo 3: (Re)géneros

(Re)géneros (The Good, the Bad, and the Weird y La possibilité d’une île)

Son estos tiempos extraños para el cine: resulta que tiene que ser un coreano el que reescriba los códigos del western, el género americano por excelencia, mezclándolo con los elementos más representativos de la tradición cinematográfica oriental (o teoría del choque de civilizaciones); resulta que tiene que ser un escritor reconvertido en cineasta (¿ocasional? A la vista del resultado, esperemos que no) el que le devuelva a la ciencia-ficción la seriedad y la trascendencia que merece, influencia de Kubrick mediante. Ayer, sin ninguna duda, fue la jornada más redonda en lo que llevamos del 41º Festival de Sitges, y será bastante difícil que durante lo que queda, en un mismo día, se den cita dos películas tan magníficas, e incluso que veamos un film de la potencia y la calidad de The Good, the Bad, and the Weird, la mejor película de aventuras desde Indiana Jones y la última cruzada (sí, la mejor película de aventuras de los últimos 20 años).

The Good, the Bad, and the Weird (Kim Ji-Woon, 2008): hay películas que antes que apelar al cerebro apelan a las emociones en su estado más puro, películas que tienen todos los ingredientes necesarios para que uno se rinda a ellas irremediablemente, para amarlas y respetarlas de forma incondicional; películas que tienen tanta alma, tanta fuerza y tantísima vida (y vitalidad) que cumplen a las mil maravillas ese tópico de “no se puede expresar con palabras”. Y aún así, debemos intentarlo. Decir que el film de Kim Ji-Woon es un remake de El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone es faltar al respeto a dos personas: al maestro italiano y al propio cineasta coreano. Hay Leone en esta película, pero sobretodo hay Ji-Woon y una forma de hacer cine que mezcla una puesta en escena directa basada en un perfecto dominio del virtuosismo audiovisual (cabe destacar el magnífico, y por desgracia cada vez más raro, uso de las grúas en las escenas de acción que ayudan a otorgar una continuidad absoluta y un ritmo frenético a las imágenes y a construir un espacio palpable) y una filosofía concreta tras las imágenes, la de ofrecer un cóctel colosal de aventura, humor, acción, épica y personajes carismáticos con el maravilloso objetivo primitivo del cine: la fascinación total, el quedar embelesado ante un torrente de emociones que culmina en la mejor persecución del cine contemporáneo junto a la de Death Proof y un final en el que todos los elementos que conforman The Good, the Bad, and the Weird confluyen en su estado más , llevando al respetable al orgasmo cinematográfico más puro y explosivo.

La possibilité d’une île (Michel Houellebecq, 2008): la adaptación cinematográfica de un libro siempre tiene un problema que es preciso solventar antes que cualquier otro: el cine y la literatura no son lo mismo. Cuando es un escritor quien adapta su propio libro el temor de que se produzca esa confusión aún es mayor. Por suerte, Michel Houellebecq no solamente es, según dicen (no he leído nada suyo), un gran escritor sino también un prometedor cineasta. En su La possibilité d’une île hay ecos del Kubrick de 2001, Jodorowsky, el Godard más calmado y hasta algunos tintes del Aronofsky más reciente o de Zhang-ke. Aún así, La possibilité d’une île és una cinta de ciencia-ficción con una personalidad propia y muy marcada, que es capaz de tratar con el mismo naturalismo estético una actualidad que nos demuestra que se ha vuelto loca (brillantes todos los pasajes en el hotel) y un futuro en el que el hombre es como los monos de Kubrick, perdido en la inmensidad (majestuosa la salida de Daniel de la cueva), busca algo sin saber muy bien qué, pero sólo encuentra un mundo devastado por la propia humanidad, en el que los hoteles se han derrumbado y han dejado paso a la eterna naturaleza, tan bella como letal. El futuro es el pasado, y así Houellebecq realiza un ejercicio, tan irónico en su primer tramo como serio en su segunda mitad, sobre el tiempo, el espacio y la relación del hombre con ambos; y las posibilidades de esta relación.

0 Responses to “Sitges ’08 – Capítulo 3: (Re)géneros”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: