Sitges ’08 – Balance final: Directo al alma

Hasta dentro de, aproximadamente, un año, el Festival Internacional de Cinema de Catalunya Sitges no ocupará más medias páginas de periódicos y caerá en el olvido para, cual zombie, resucitar en 365 días. Por eso conviene hacer un análisis global de Sitges ’08 que sirva a la vez como resumen de lo mejor que se ha visto y de modesta reivindicación de un evento que reúne menos estrellas que los grandes festivales pero más cinéfilos y cinéfagos.

Así, las mejores películas de Sitges ’08 poseen un rasgo en común: todas tienen como objetivo afectar al espectador emocionalmente antes que racionalmente, sin caer por ello en ningún momento en la sensiblería forzada o la incoherencia cinematográfica. Algunas tienen como objetivo ser descargas de adrenalina orgásmicas, otras optan por el misticismo mezclado con el humanismo para llegar a la bondad y la paz absolutas, otras nos transportan a nuestra infancia de la forma más verdadera y feliz imaginable, otras desnudan al ser humano que hay detrás del mito de forma conmovedora y trágica, otras son la sublimación narrativa y cinematográfica (que no justificación) de la violencia, y otras son lobotomías atroces y sangrientas que desembocan en la verdad tan serena como desgarradora. Las películas que se esconden detrás de estas analogías, siendo las tres primeras auténticas obras maestras, son, respectivamente, The Good, the Bad, and the Weird, El cant dels ocells, Ponyo on the cliff by the sea, JCVD, The butcher y Philosophy of a knife. Son estos seis films los mejores del Festival de Sitges 2008, y la verdad es que con la excepción de Reality killers, hemos visto películas buenísimas en su mayoría y en cualquier caso interesantes. Ha habido cabida para muchos géneros, desde el drama (El cant dels ocells), hasta la comedia (la exquisita, divertidísima y no-seria Rocknrolla), pasando por el terror (la elegante, fría y atmosférica The broken o la violentísima The butcher), el western (The Good, the Bad, and the Weird), la ciencia-ficción (la trascendente y naturalista La possibilité d’une île, y la reflexiva y dolorosa The sky crawlers), las aventuras (The Good, the Bad, and the Weird), o la fantasía (Ponyo on the cliff by the sea, y 2/3 de la romántica, emotiva y autoral Tokyo!).

Se echa en falta un mayor número de películas centradas en el género fantástico o la ciencia-ficción, vertientes que parecen haber perdido peso en las últimas ediciones del Festival de Sitges en favor del terror y sobretodo el gore, algo que no es especialmente negativo, sino que es un pecado de omisión más que de defecto. Al margen de eso, el Festival Internacioal de Cinema de Catalunya Sitges 2008, la mejor semana cinematográfica de la vida del que escribe esto, nos ha regalado grandes obras rabiosamente modernas centradas en revelar verdades esenciales sobre la condición humana y el entorno que la rodea, que han utilizado en buena medida el contraste entre la realidad y la ficción de figuras populares/mitos para llegar a esas verdades. Sitges ’08 nos ha dejado el mejor sabor de boca imaginable, el de ese evento que es capaz de agotar física y mentalmente hasta al más pintado y, aún así, tornar en desolador el momento en que termina, que por suerte no tarda nada en desvanecerse para transformarse en la reafirmación de la necesidad y la validez de la existencia del propio cine.

Por último, en vez de entrar a valorar el palmarés oficial, es sin duda más interesante elaborar uno propio en el que tienen cabida todas las películas vistas durante Sitges ’08 y no sólo las de la sección oficial. Así, el palmarés del Festival de Sitges 2008 elaborado por Film Chronicles es el que sigue:

– Mejor película: The good, the bad and the weird
– Mejor director: Albert Serra por El cant dels ocells
– Mejor guión: Frédéric Bénudis i Christophe Turpin por JCVD; y Guy Ritchie por Rocknrolla
– Mejor actor: Philip Seymour Hoffman por Synecdoche, New York; y Jean-Claude Van Damme por JCVD
– Mejor actriz: la verdad es que no hemos visto ninguna gran interpretación femenina.
– Mejor fotografía: Angus Hudson por The broken
– Mejor diseño de producción: Hwa-sung Cho por The Good, the Bad and the Weird
– Mejores efectos de maquillaje: The butcher
– Mejor efectos especiales: Kim Wook por The Good, The Bad, The Weird
– Mejor banda sonora original: Joe Hisaishi por Ponyo on the cliff by the sea; y Alexander Shevchenko por Philosophy of a knife

0 Responses to “Sitges ’08 – Balance final: Directo al alma”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: