Teoría experimental – ‘En tierra hostil’ – Especial Oscars Vol.3

En tierra hostil (The Hurt Locker, Kathryn Bigelow, 2008)

Prólogo: Fragmentación real

El mundo actual está fragmentado. La directora Kathryn Bigelow, tras cinco años de inactividad desde K-19: The Widowmaker (Kathryn Bigelow, 2002), una gran producción, empezó en julio de 2007, en Jordania, el rodaje de una nueva película, centrada en las vivencias de una unidad norteamericana de desactivación de bombas destinada en Irak poco después del fin de la guerra. Poco más de un año después, en el Festival de Venecia del 2008, Bigelow presentaba The Hurt Locker, que no se llevaría ningún reconocimiento del jurado oficial. En junio de 2009, el film se estrenaba comercialmente en Estados Unidos de forma limitada, pues a punto había estado de ir directamente a DVD. En octubre de 2009, el Festival de Sitges acogía el estreno en España de The Hurt Locker. El 29 de enero de 2010, la película de Bigelow se estrenó en las salas de nuestro país con el título En tierra hostil. El pasado domingo, En tierra hostil ganó 6 Oscars de la Academia de Hollywood, incluyendo Mejor Película, Mejor Director(a), Mejor Guión y Mejor Montaje, así como los premios de sonido. Visto así, cuesta creer que haya una lógica causal que una el hecho de empezar un rodaje al lado del peligroso territorio de Irak, armar una película que no se ajusta a casi ninguna de las reglas de la maquinaria de Hollywood y, finalmente, que esa misma industria la corone como la mejor película del año, y a su directora, seguramente una de las pocas directoras de acción del mundo, como la primera en ganar un Oscar.

Capítulo 1: Vivir la guerra

Dicen que después de una tempestad, siempre llega la calma. También después de los menos de dos meses que duró la invasión de Irak por parte de un grupo de fuerzas de muchos países con Estados Unidos al frente, tenía que llegar la tranquilidad. Y la calma llegó, y es en ella donde Kathryn Bigelow sitúa su película. La calma después de la tempestad, un periodo en el que el miedo a que la tormenta vuelva está presente en todo momento. Una calma tensa. La guerra ha cesado oficialmente, pero el conflicte sigue subyacente, como esas bombas que la unidad protagonista, capitaneada por el nada ortodoxo William James (Jeremy Renner), debe desactivar. Esa especie de limpieza espacial, de lugares ya vacíos de tanques pero llenos de explosivos a punto de estallar, le viene magníficamente a Bigelow para poner en escena lo que de verdad le interesa: la experiencia psicológica del conflicto bélico. Mediante una cámara que se pega a los soldados americanos, una cámara inestable y nerviosa como ellos, Bigelow consigue hacernos partícipes de toda la tensión que viven esos desactivadores de bombas, que soportan con una quietud paranoica que los ojos de los habitantes iraquíes se posen sobre ellos desde balcones y mezquitas. La cámara de la directora se engancha a sus tensos cuerpos, y filma en tiempo real las set pieces que son cada una de las misiones de desactivación, dilatando el tiempo hasta el extremo (la espera durante la larguísima y esquemática escena con los francotiradores se vuelve insoportable) y transformando una película bélica en un auténtico tratado de suspense, revelándose uno de los híbridos genéricos más fascinantes e inspirados de los últimos años. Por tanto, Kathryn Bigelow pone sobre la mesa de forma puramente física (básicamente filma soldados, es decir, cuerpos, que se relacionan entre ellos, dándose órdenes, enfrentándose, acercándose o separándose) que la guerra, como vivencia (una vivencia de la que también participamos los espectadores), es una experiencia basada en el asumir el miedo y usarlo como arma de supervivencia, como herramienta para estar en tensión constante.

Filmar desde el suelo, desde la cercanía, registrar.

Capítulo 2: Pensar la guerra

No obstante, En tierra hostil deviene una propuesta verdaderamente rompedora gracias a su condición (auto)reflexiva, a su vocación, que surge subyacente desde el núcleo de la obra, de erigirse en un análisis teórico sobre cómo filmar la situación del ser humano con respecto al entorno, sin perder en ningún momento la electricidad fruto de la inmediatez antes mencionada. Nótese que hablo de situación en el sentido estricto de la palabra (según la RAE: “Disposición de una cosa respecto del lugar que ocupa.”), pues Bigelow se dedica en gran parte del metraje a filmar, de forma directa y en tiempo real, a los soldados mientras desactivan las bombas, estableciendo un fértil diálogo, una suerte de mapa y comentario pormenorizado de cada set piece. Esto se consigue a través de una puesta en escena que combina, mediante un montaje frenético que, por acumulación, se vuelve de una densidad y pesadez aplastantes, planos generales donde vemos la posición exacta de cada soldado en el escenario con un gusto enfermizo por el detalle y el punto de vista. Estamos pues ante un fresco cartográfico, que presta tanta atención al gesto, al momento y al sutil movimiento como al contexto, estableciendo una estrecha relación entre ambos (ese minúsculo detonador escondido en el coche que marca la frontera entre la vida y la muerte). La puesta en escena marca las distancias, las muestra desde el punto de vista de diversos soldados, se recrea en el largo camino que debe emprender el sargento James desde que se coloca el traje de protección (parecido al de un astronauta) hasta que llega al punto dónde descansa la bomba, en lo que acaba siendo una sinfonía de ritmos, esperas, tiempos muertos y momentos frenéticos, control y caos. La calma tensa de la que antes hablaba, en definitiva, y que Bigelow pone en escena con una sorprendente autoconciencia que nos permite experimentarla y reflexionar sobre ella al mismo tiempo. 

Puro movimiento destilado, tan abstracto que no parece de este mundo.

Epílogo: Fragmentación fílmica

En tierra hostil es un auténtico fogonazo de cine estimulante, que aleja al género bélico americano de los veteranos traumatizados y la culpabilidad autocomplaciente acercándolo a una experiencia cercana a la locura y una temblorosa pero firme sonrisa a la muerte. La estructura del film también está fragmentada, y su prólogo, sus cuatro capítulos y su epílogo están unidos mediante cortes bruscos, hecho que acentúa la sensación de desunión, pero levemente vertebrados por un guión poco convencional que no se centra tanto en una trama como en los pequeños sucesos que van desarrollándose a lo largo de cada uno de los capítulos, así como en el sutil retrato psicológico de los personajes, una deconstrucción del mito masculino del soldado heroico y monolítico. La película de Bigelow es extraña porque funciona por antonimia, pues todo en lo que ella parece “A” es en realidad “B”. Si aparentemente estamos ante un discurso belicista, que defiende las intervenciones armadas, escarbando veremos como la puesta en escena (que sitúa al americano como un miedoso y peligroso animal outsider) desmiente esta idea y transforma En tierra hostil en una nada panfletaria pero siempre potente denuncia de la intervención en Irak. Una denuncia que, de nuevo bajo tierra, posee uno de los ejercicios de puesta en escena, en el sentido más literal de la expresión (colocar y relacionar objetos/seres en un escenario) más brillantes del cine contemporáneo.

1 Response to “Teoría experimental – ‘En tierra hostil’ – Especial Oscars Vol.3”


  1. 1 benjycl 24/04/2010 a las 18:33

    hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me encantaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento (animes,peliculas,etc ).Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: